NOTICIAS
 [México] [Edomex] [SUTESUAEM] [Estados] [Emprendedores Tech] [Prensa Educativa] [Universities] [Empleo]
 [
Trabajo y Sindicatos][Latinoam
érica] [Estados Unidos] [Unión Europea] [Asia] [África]


Pemex se transforma para bien de México: Peña Nieto

Esta NOTICIA fue originalmente compartida en SUTESUAEM Noticias

Fuente: El Sol de Toluca

¿Irresponsabilidad? ¿Desconocimiento? ¿Qué movió a los tenaces críticos a oponerse tan fieramente a la transformación de Petróleos Mexicanos? El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, les hizo ver ayer la urgente necesidad de salvar así a la propia empresa. A preservar miles y miles de empleos. A procurar el equilibrio de la Economía Nacional. Ya era pasado el tiempo próspero de Cantarell. Urgían fondos para estimular exploración, explotación, refinación. ¿Solitario Petróleos Mexicanos? ¡Ninguna empresa petrolera expone al azar miles de millones de dólares! Petróleos Mexicanos mejora, avanza. Ya experimenta esa empresa -y el país- los efectos de la Reforma Energética. “Crecerán más. Vendrán”.

Y para que no quedara mal el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, quien aseguró a paisanos y visitantes que “cada vez que el presidente Peña Nieto viene a Campeche nos da magníficas noticias”, ayer el presidente Enrique Peña Nieto anunció:

“Se construirá el tan anhelado Puente de la Unidad. Y además un ducto de hidrocarburos que irá a Mérida Progreso -Yucatán- y Cancún. Tendrá 310 kilómetros de longitud. Costará unos 3 mil 600 millones de pesos.”

Saltó de gusto el gobernador Zapata Bello.

Casi como el 22 de Diciembre del año 2012 cuando en el patio del Palacio de Gobierno de Yucatán -en medio de los murales que loan al maíz- supo que este Gobierno invertiría en formidables obras en beneficio de Yucatán. Así ayer.

18 de marzo en “la zona petrolera mexicana, por excelencia” como la define Alejandro Moreno Cárdenas -rebautizado Alito por amigos y hombres de poder- gobernador de Campeche. 79 años ha que el presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río, mostró peso político y razón de ley para arrebatar de manos e intereses extranjeros la riqueza petrolera mexicana. 79 años. Petróleos Mexicanos -que regaló a México la belleza de la Diana Cazadora- cambió mucho. Y cambiará más. Si muda, se transforma el mundo ¿Por qué no habría de metamorfosearse Petróleos Mexicanos?

Don Carlos Romero Deschamps aclara paradas. “Los trabajadores petroleros jamás abandonan su responsabilidad. En días de la Expropiación Petrolera actuaron con desprendimiento y generosidad. Renunciaron a beneficios. Se entregaron a la defensa de ese recurso. Jamás pretendieron administrar recursos y destino de Petróleos Mexicanos. “Es que hay cosas que no se ven. No quieren verse. O prefieren olvidarse”, conjeturó el Senador Carlos Romero Deschamps, quien en unos cuantos renglones sintetizó hechos que tuvieron peso definitivo en la marcha de la petrolera guiada por el Estado Mexicano.

“Los trabajadores petroleros respaldan con su trabajo eficiente y constante a las determinaciones de la hora. Recuérdese -ubicó don Carlos Romero Deschamps- que ni siquiera durante la discusión de la Reforma Energética procuraron influir los trabajadores. Los petroleros entendimos que ese tema correspondía a políticos y a legisladores. A partidos políticos. Y surgió un nuevo modelo.

Aniversario animado por los coros roncos, severos, retadores -algo broncos- de petroleros que emplearon estribillos como:

“¡Petroleros…Peña Nieto!

“¡Tenemos el sentimiento…Iremos con Peña Nieto…A todas partes!

“¡Petroleros…Con Romero…Petroleros…Con Romero…!

“¡Con Carlos Romero…Unidos: Venceremos…!

Más porras… Más rimas… Más gargantas a todo vapor. Entusiasmo que contagia. Griterío que estremece. Hombres en pantalón beige y camisa blanca que estrenan finas -llamativas- gorras. Vehementes, rubrican sus alientos con poderosos puñetazos al vacío. Se palpa la organización.

Cuando a las 11 en punto aparece en el escenario el senador Carlos Romero Deschamps se observa como, uno a uno, transmitiéndose -sin hablarse- sentimiento e intención, sin dejar de mirarlo, silenciosos, atentos, se ponen uno a uno en píe. El senador Romero Deschamps -quien adolescente saltó a la palestra y respondió/ decidió: “¡Yo puedo!”- avanza con deliberada lentitud. Saluda. Pregunta. Se interesa. Sonríe. Agita -infatigable mensajera- su mano derecha. La guía desde los lindes de su esternón -cargado a la izquierda de su tórax- hasta el más distante de los reunidos aquí para festejar los 79 años de la Expropiación Petrolera. Abelardo Carrillo Zavala, Jorge Carlos Hurtado, Antonio Curi. Exgobernadores de Campeche lo saludan. Walter Olivera -comunicador oficial del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas-. “Le dicen “Alito”-revela Juan Manuel Juárez, alto mando del Grupo Cantón-. Editor de periódicos en Tabasco, Campeche y Ciudad de México.

Clima en el que el líder petrolero dice ante el presidente de México Enrique Peña Nieto:

“Denostar es hoy la actividad de muchos actores de la vida nacional… Nosotros, los petroleros mantenemos la unidad. Bien sabemos que el voluntarismo -miope- no conduce a nada. Ciego, el voluntarismo es capaz de culpar a la mismísima realidad.

Anima a los suyos. Les devuelve su formidable entusiasmo:

“… Y desde luego ¡claro… Unidos venceremos…!
¡QUÉ LÁSTIMA QUE USTED, SEÑOR PRESIDENTE, NO NACIÓ EN CAMPECHE, PERO SEPA QUE LOS DE AQUÍ LO LLEVAMOS EN EL CORAZÓN…Y NO PAGA RENTA!: GOBERNADOR ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS

El gobernador de Campeche -jovial, fresco, enérgico- se deshace en reconocimiento y muestra de amistad y gratitud al presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“Le he dicho -divulga Alito- que es una pena que usted no haya nacido en Campeche. Pero sepa, señor presidente, que usted vive en nuestro corazón… Y no paga renta…”

Lo que agita al presidium. Hasta el siempre serio e imperturbable Pedro Joaquín Coldwell sonríe. Bien sabe el estudioso secretario de Energía origen, destino, paga de frases y elogios. Muy joven gobernó Quintana Roo. Muy joven ya estaba en el Congreso. Hijo de esforzado comerciante se formó en la Universidad Iberoamericana. Amigo -¡amigazo!- de su paisano, el escritor Héctor Aguilar Camín y de Ángeles Mastretta. Da la impresión de guardar escenas como éstas para luego compartirlas con el novelista autor de “Morir en el Golfo” y “Adiós a los Padres”.

“¿Tiene gota, Gerardo Ruíz Esparza? “-se preguntó un observador. Viéndolo con cuidado era visible la cojera -la dificultad- con que avanzaba el secretario de Comunicaciones y Transportes. Ayer entregó gran convenio que beneficiará al Estado de Campeche. “Se construirá el Puente de la Unidad. Campeche progresará. Dispondrá de recursos transparentes”.

Gerardo Ruiz Esparza pasó de palabras a los hechos. Exhibió elegantes carpetas que enmarcaron documentos. “Atestigua el acontecimiento el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto”, se desgañitó quien reseñaba el suceso.

Dilatado informe de don Alejandro Moreno Cárdenas. “Alito” dio cuenta de obras que inaugurará el año próximo. “En octubre del 2018 el Hospital de los Niños. De las Mujeres. El Puente de la Unidad. Escuelas al 100 por 100. ¡Todas las de Campeche!

Dos enormes buques servían de telón de fondo al soberbio acontecimiento. Buque Tolteca. Navío Olmeca. Su dimensión obliga a pensar en Aristoteles Onasis. En Stavros Niarchos. El armador archirrival de Onasis. Ambos armadores griegos eran los amos del transporte petrolero hace medio siglo. Hoy ya nadie se acuerda de ellos. Bueno, sí. Que Onasis “Ari”, fue marido de la viuda de John F. Kennedy. Y que alguna de sus hijas tuvo triste fin. Uno no sabe de qué dimensión es la flota petrolera mexicana. Aunque se recuerde que por la compra de unos barcos el Gobierno de don Miguel de la Madrid mandó a la cárcel al ingeniero Jorge Díaz Serrano. Exitoso Director de Pemex. Hasta el 6 de Junio de 1981. Entonces sus enemigos políticos lo persiguieron. Colaboradores del presidente López Portillo intrigaron. Lo echaron del cargo. Luego entre Humberto Lugo Gil, Mariano Piña Olaya y otros, lo hundieron en el Reclusorio Oriente.

Todo por el petróleo.

Los generales Roberto Miranda -de División, jefe del Estado Mayor Presidencial- y Enrique García Jaramillo -general de Brigada responsable del funcionamiento del Campo Militar Deportivo del Estado Mayor Presidencial- viven intensa responsabilidad.

A su turno el director de Petróleos Mexicanos, el muy preparado José Antonio González Anaya, da cuenta de avances, éxitos, posibilidades futuras, realidad de la empresa. Asegura que la Reforma Energética acarreará -ya se ve- beneficios a la moderna entidad. Dice interés de extranjeros. Refiere futuro de buenos ingresos. Platica asociación con capitalistas o ingenios privados.

“Cumplo con las instrucciones que usted me dio al conferirme el honor de dirigir a Petróleos Mexicanos”, revela al presidente Enrique Peña Nieto. Emocionados se abrazaran al final de su exposición.
LOS PETROLEROS MEXICANOS DE HOY SON AL MISMO TIEMPO HACEDORES DEL FUTURO DE NUESTRA RIQUEZA PETROLERA: PEÑA NIETO

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, explica energía, economía, precios, razones. Agradece a los trabajadores petroleros -mujeres y hombres- su decidida entrega por el bien de México. Lamenta -como Carlos Romero Deschamps y González Anaya- el accidente en la Refinería de Salamanca. Ofrece pésames. Y ayuda. Y solidaridad.

“A los petroleros de hoy -indica- toca enfrentar retos severos. Ya lo hicieron quienes hace 79 años tuvieron que evitar el colapso de nuestra industria petrolera.

“Vivimos la Reforma Energética. Hoy buscamos petróleo a 2 mil 800 y hasta 3 mil 300 metros de profundidad. Se trabaja con mejores condiciones de seguridad. Hoy los petroleros mexicanos viven a plenitud el cambio. Hoy Pemex puede competir… y triunfar. Pemex se reinventa. Con ciencia y tecnología. Pemex se torna competitiva, eficaz, transparente

“Ustedes, los petroleros -sentenció Enrique Peña Nieto- son presente. Y en rigor el futuro de Petróleos Mexicanos”.

Fue una buena ceremonia la vivida ayer aquí.

En todo momento, el presidente de México Enrique Peña Nieto muy atento a todo. Cordial y amable con todos.

Como en días de campaña fundido con la multitud que lo aplaude, reclama, solicita. De pie sobre vallas. Para desde ahí abrazar -abarcar- a todos.