NOTICIAS
 [México] [Edomex] [SUTESUAEM] [Estados] [Emprendedores Tech] [Prensa Educativa] [Universities] [Empleo]
 [
Trabajo y Sindicatos][Latinoam
érica] [Estados Unidos] [Unión Europea] [Asia] [África]


Sin el despilfarro, ausencias de discursos incendiarios y concentraciones masivas

Esta NOTICIA fue originalmente compartida en SUTESUAEM Noticias

Fuente: El Sol de Toluca

  • El viernes 18 de marzo de 1938, a las 22 horas  el presidente Cárdenas  explicó que la determinación era clara, contundente, directa y sin ambages: La expropiación petrolera

Jaime Contreras Salcedo

Ya sin el despilfarro de otros tiempos, ausentes los incendiarios discursos o las concentraciones masivas en donde se exaltaba la figura de Lázaro Cárdenas y del Ejecutivo en turno, con un Pemex reformado y ya asociado incluso minoritariamente con empresas foráneas hacia un futuro, este sábado el presidente Enrique Peña Nieto encabezará en Campeche la ceremonia en la cual se conmemorará, ni más ni menos, los primero 79 años de que “El Tata” decretara la expropiación del petróleo.

En la historia se quedaron aquellos heroicos años en que, como si fuera a una señal, miles de mexicanos se volcaban sin cortapisas a mega centros de acopio para entregar lo mismo sus borregos, cabras o cerditos, llaves, monedas, joyas o desperdicios metálicos, comida e, incluso, masivamente se alistaban para defender, sí, a nuestro país amagado por los grandes consorcios petroleros estadunidenses e ingleses que exigían la restitución inmediata de los activos nacionalizados.

El viernes 18 de marzo de 1938, a las 22 horas y en mensaje radiodifundido a toda la nación, un convencido Cárdenas –con esa voz directa y firme más que vehemente, que le caracterizaba- explicaba a todos los mexicanos que la determinación era clara, contundente, directa y sin ambages:

“Se trata de un caso evidente y claro -ratificaba- que obliga al Gobierno a aplicar la Ley de Expropiación en vigor, no sólo para someter a las empresas petroleras a la obediencia y a la sumisión, sino porque habiendo quedado roto los contratos de trabajo entre las compañías y sus trabajadores, por haberlo así resuelto las autoridades del trabajo, de no ocupar el Gobierno las instituciones de las compañías, vendría la paralización inmediata de la industria petrolera, ocasionando esto males incalculables al resto de la industria y a la economía general del país”.

Incluso, alertaba que esas petroleras podrían ejecutar actos de sabotaje, pues no había que olvidar que “han tenido dinero para armas y municiones para la rebelión. Dinero para la prensa antipatriótica que las defiende. Dinero para enriquecer a sus incondicionales defensores”.

Pero esos temas ya no forman parte de las ideas de hoy, de la modernidad. Hoy se apela a las “reformas en acción”, en este caso la energética, que al cambiar  la Constitución, se propició que otras firmas foráneas pudieran entrar al sector, sin problemas, ante una entidad como Petróleos Mexicanos que, de acuerdo con las últimas cifras, en 2016 registró pérdidas por 296 mil millones de pesos, precisamente por la caída de los petroprecios a nivel global.

Factor al que se le debe sumar, asimismo, que en el caso del pasivo laboral de esta entidad asciende a 1.7 billones de pesos, cerca del 10 por ciento del Producto Interno Bruto nacional, cifra que equivale al 22 por ciento de los recursos contemplados en el Programa Nacional de Infraestructura 2014-218 o bien 23 veces la cantidad presupuestada en el rubro de infraestructura de salud, es decir, para construir 23 hospitales nuevos.

A la par, datos no menores son que, con informes de la Secretaría de Hacienda, el año pasado, y no obstante la baja en los recursos provenientes de la actividad petrolera, los ingresos públicos registraron un nuevo récord. Así, de enero a noviembre de 2016 lo que se obtuvo por el pago de impuestos, derechos, venta de petróleo, aprovechamientos y remanentes del Banco de México a causa de un mayor valor en el precio del dólar, entre otros, sumaron 4 billones 210 mil millones de pesos, un monto sin precedente.

Estas cifras representaron un crecimiento real anual de 9.2 por ciento, el más alto registrado para un periodo similar desde 2008, cuando crecieron 11.7 por ciento, detallan las cifras oficiales, lo que en su momento exaltó la autoridad como parte de los primeros resultados de la llamada reforma energética, pues esto se habría registrado, pese a la citada baja de los precios  internacionales.

Hasta aquí las cifras.

Ante los tiempos que encaramos, en donde se advierte que el desplome de los precios de petrolíferos se mantendrá al menos hasta el 2020, bien convendría evocar el llamado que el mismo general Cárdenas hiciera a todos los mexicanos, esa noche:

“Es preciso –les dijo- que todos los sectores de la nación se revistan de un franco optimismo y que cada uno de los ciudadanos, ya en sus trabajos agrícolas, industriales, comerciales, de transporte, etcétera, desarrollen a partir de este momento una mayor actividad para crear nuevos recursos que vengan a revelar cómo el espíritu de nuestro pueblo.., es capaz de salvar la economía del país por el propio esfuerzo de sus ciudadanos”.

Y “El Tata” remató entonces: “La expropiación decretada solo se dirige a eliminar obstáculos de grupos que no sienten la necesidad evolucionista de los pueblos, ni les dolería ser ellos mismos quienes entregaran el petróleo mexicano al mejor postor, sin tomar en cuenta las consecuencias que tienen que reportar las masas populares”.



NOTICIAS
 [México] [Edomex] [SUTESUAEM] [Estados] [Emprendedores Tech] [Prensa Educativa] [Universities] [Empleo]
 [
Trabajo y Sindicatos][Latinoam
érica] [Estados Unidos] [Unión Europea] [Asia] [África]